3do. Informe sobre la represión en Cuba: 7 al 13 de noviembre de 2021

 

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

Presentación

La Comisión de Apoyo y Protección a los Manifestantes del 15 de Noviembre, que representa a
Archipiélago en el exterior, da a conocer el segundo informe de monitoreo sobre la represión política
y la violación de derechos humanos en Cuba. Este comprende desde el 7 al 13 de noviembre con
cierre con cierre en la medianoche de ese día sábado.

Comportamiento general de la represión

El período bajo examen comprende los días previos al inicio de la jornada cívica convocada por
Archipiélago para el próximo lunes 15 de noviembre. Conviene recordar que la marcha por el cambio se
planteó por los convocantes con tres demandas fundamentales: cese de la violencia, por el respeto a los
derechos de todos los cubanos, liberación de los presos políticos y solucionar las diferencias por vías
pacíficas y democráticas.
La cercanía de la fecha indicada ha producido un incremento exponencial de las tensiones políticas. En
ello son notorias las violaciones a los derechos ciudadanos, fundamentalmente de aquellos comprometidos
con la iniciativa, o que se suponen comprometidos con la iniciativa.
Una vez más hacemos dos salvedades relacionadas:

1.- Una es que el incremento de lo registrado en esta semana respecto a la anterior en términos de
denuncias con evidencias es exponencial: 74 frente a 45 de la semana anterior. Sin embargo, estas cifras
deben tomarse con reservas, son muy conservadoras. En realidad, muchas personas no denuncian y,
además, cada denuncia incluye diversas acciones represivas repetidas en un día o en varios de la semana.
2.- Se debe considerar que el monopolio de la información masiva en Cuba es del
Partido/Gobierno/Estado, incluyendo en buena medida el acceso a internet. Esta última es la única vía para
que los ciudadanos puedan denunciar, pero corren el riesgo de ser penalizados en virtud del Decreto Ley 370
y el reciente 35.
Lo anterior y la inexistencia en la Isla de instituciones independientes que puedan asumir la defensa de
los ciudadanos en la Isla, es lo que marca la gravedad de lo que está ocurriendo durante estos días y lo que
puede suceder el próximo lunes 15 de Noviembre.

Descripción de la represión y violaciones de derechos humanos durante la etapa: 7 al 13 de Noviembre.

Las líneas de violencia política y violaciones de derechos humanos en el país han tenido tres ejes:

1.- Violencia política contra el liderazgo de la marcha pacífica del 15N. La peor represión se ha
desatado contra los moderadores de Archipiélago y promotores de la marcha pacífica en Cuba. Se trata
de un grupo de personas fundamentalmente jóvenes entre 24 y 39 años. Contra ellos, sus familiares y
redes afectivas se han desatado la violencia de las fuerzas represivas, en especial de los Órganos de la
Seguridad del Estado en combinación con las instituciones estatales y las organizaciones de apoyo al
gobierno. Sus manifestaciones concretas han sido:

  • a) Vigilancia permanente y suspensión de los servicios de telefonía fija, móvil e Internet
    Casi todos los moderadores han estado sometidos a vigilancia constante por agentes de la Seguridad
    del Estado. Además, han tenido interrupciones de más o menos tiempo del servicio de telefonía fija, móvil
    y de Internet. El objetivo obviamente ha sido impedir que se comuniquen para denunciar, intercambiar
    ideas o protegerse mutuamente. Tales cortes no han sido solo sobre ellos sino también en algunos casos
    alcanza a la familia. Esto, además de generar estrés y sensación de impotencia, les impide prácticamente
    concertar posturas, auxiliarse, comunicarse con la Comisión y con el mundo.
    Esta situación ha sido reportada por casi todos los jóvenes en algún momento, pero con mayor
    intensidad se manifiesta en los casos de Yunior García Aguilera, Leonardo Fernández Otaño, Fernando
    Almeyda, Luz Escobar, Saily González, José Carlos Melo González y Zulema Leonor Gutiérrez Lozano.
  • b) Presiones y amenazas a familiares de los jóvenes moderadores y a ellos mismos
    Los familiares y amistades de los moderadores han sido también amenazados y coaccionados por
    oficiales de la Seguridad del Estado. Se ha pretendido utilizarlos como elementos de persuasión para lograr
    la desmovilización de los activistas. Padres, hijos y ex matrimonios, así como otros más indirectos han sido
    víctima de acoso, ocupación de su comunicación personal para enviarles mensajes y enlaces pretendiendo
    incriminar a sus hijos, etc. En algunos casos ha creado desestabilización familiar, rupturas, abandono del
    hogar, afectaciones al equilibrio emocional y la salud de familiares y activistas.
    También algunos de los coordinadores de Archipiélago han sido víctimas de amenazas individuales de
    parte de oficiales del Ministerio del Interior (MININT) y de ciudadanos aparentemente civiles, que son o
    actúan bajo indicaciones de los aparatos de ese organismo. En los últimos días se incrementaron las
    “visitas” de funcionarios que, sin previa identificación ni documento legal alguno, realizaron amenazas que
    incluyeron la orden de no salir desde el sábado 13 de sus viviendas hasta luego del 15, so pena de ser
    encarcelados.
  • c) Presiones y despidos laborales. Diferentes tipos de arbitrariedades, incluyendo amenazas y otras acciones lesivas a los derechos de los
    trabajadores. En esta semana se encuentran registrados los casos de los moderadores Leonardo
    Fernández Otaño (La Habana), Emerson Rubio Rodríguez (Holguín) y Yahima Díaz Barrabes (Pinar del
    Río).
  • d) Detenciones arbitrarias, secuestros express y desaparición. En los últimos tres días del período bajo examen hemos conocido también de detenciones arbitrarias en
    la modalidad de secuestro express. Algunos de los moderadores han sido detenidos en medio de la vía
    pública por agentes de civil y traslados a unidades policiales u otras instalaciones, sin explicaciones o
    excusas legales. Han permanecido en detención por espacio de varias horas y luego han sido devueltos a
    sus domicilios.

Este tipo de incidentes se ha producido también contra firmantes de las cartas de comunicación de la
marcha pacífica a las autoridades. Sirvan de muestra simple los casos de han sido reportados por:

1. Yerli Luis en Las Tunas. Fue detenido arbitrariamente por espacio de seis horas los días 10/11/21
y 13/11/21.
2. Yahima Díaz Barrabes, moderadora Archipiélago, Pinar del Río: Fue detenida arbitrariamente por
espacio de 6 horas el 12/11/21.
3. Alquimio Roque. Firmante de la carta de notificación de la marcha en Pinar del Rio: Fue detenido
arbitrariamente por espacio de 6 horas el 13/11/21.
4. Omar Mena firmante de la carta de notificación de la marcha en Santa Clara. Detenido
arbitrariamente por espacio de 6 horas el 12/11/21 y el día 13/11/2021.
5. Víctor Ruiz firmante de la carta de notificación de la marcha en Santa Clara. Detenido
arbitrariamente por espacio de 5 horas el 13/11/21.
6. Daniela Rojo Varona, moderadora Archipiélago, La Habana. Se considera desaparecida, toda vez
que al cierre de este informe no se habían tenido noticias sobre su paradero luego de más de 24
horas de haberse tenido noticias suyas por última vez.

2.- Formas de represión más comunes sufridas por los opositores políticos asociados a Archipiélago y/o la marcha del 15 de Noviembre:

 Interrogatorios ilegales y vigilancia constante.Algunos opositores políticos que han brindado su apoyo a la iniciativa de Archipiélago han sido citados
a interrogatorios ilegales y advertidos sobre la responsabilidad penal en la que incurrirían de participar en
la marcha del 15N.
En esta situación se encuentran miembros de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), como Jorge
Agramonte Coordinador UNPACU (Guantánamo).
También han sido interrogados, sometidos a vigilancia y acosados algunos colaboradores del
Observatorio Cubano de DD.HH. dentro de los que destacan: Alexis Sabatela Ugarte; Dayamí Laguna
Fernandez; Yadisley Rodríguez Ramírez; Indomar Gómez Izaguirrez; Hairo Laborit Pelegrin; Asiel Elois
Valero Larios; Pablo Enrique Delgado

3.- Formas de represión más comunes contra ciudadanos no vinculados a organizaciones políticas
pero que han mostrado su apoyo a Archipiélago en las redes sociales:

a- Interrogatorios Ilegales, amenazas y vigilancia:
Muchas personas han sido citadas y sometidas a interrogatorios ilegales y amenazas por el simple
hecho de haber mostrado su apoyo en las redes sociales a la iniciativa de Archipiélago. Los interrogatorios
han sido utilizados para transmitir amenazas sobre los posibles delitos y sanciones por los que podrían ser
acusados en caso que decidieran manifestarse el 15N. Uno de los delitos fundamentales empleados para
amenazarlos es el de sedición. El mismo que ha sido empleado en los últimos días por la Fiscalía para
sostener ante los tribunales la acusación de varios manifestantes del 11 de julio del 2021 a quienes estás
solicitando sanciones de hasta 27 años de privación de libertad.
Algunas de estas personas también tienen vigilancia permanente en su domicilio. En esta situación se
encuentran, por ejemplo: Rafael Vilches; Boris González Arenas; Madelyn Sardiña Padrón; Thais Mailén
Franco; David Gómez Sánchez; José Rolando Cáceres; Osmel Balmaseda Hernandez; Milagro Machin
Ponce (madre de un encarcelado por el 11 de Julio); Juviel Jimenez (hermano de Jaime Jimenez
encarcelado por el 11 de Julio); Yosvany Rosell Garcia; Esteban Ajete Abascal; Katia Hernandez de la
Fleur; Welsy Cruz; Daray Delgado Sanz; Lizabeht Cuevas; Yoantone Marrero Negrín; Noemia Lisandra
Rodriguez; Yunior Moreira Martinez; Fabio Corchado Borroto.
b- Expulsiones y despidos laborales
Los despidos han sido una forma de represión recurrente contra todo disenso en Cuba. Ahora se ha
vuelto más notorio sobre quienes se han identificado de algún modo con Archipiélago. En el período bajo  examen han sido expulsados de sus centros de trabajo por esas razones cuatro ciudadanos: Evisley Gonzalez; Modesto Hernandez Herrera y Edel Pérez García.
Esta modalidad represiva se ha extendido fundamentalmente solo a trabajadores vinculados con
instituciones o empresas estatales. Muchas veces la causa explícita de los despidos ha sido la de “publicar
en las redes sociales cuestionamientos en contra del proceso social cubano”. También se ha dirigido contra
personas que trabajan en negocios privados, lo que ha salvado del despido a algunos jóvenes.
En el caso de las personas sin vínculo laboral y trabajadores por cuenta propia, los órganos represivos
han emplead amenazas explícitas o veladas sobre la posibilidad de imputarle delitos económicos o
comunes si deciden continuar con sus intenciones de manifestarse el 15N. El ejemplo más llamativo en
este sentido ha sido la acusación formulada en contra de Sayli González, uno de los rostros más visibles
de Archipiélago. Sayli era emprendedora y ha sido acusada esta semana por las autoridades cubanas por
la supuesta comisión de los delitos de actividad económica ilícita y receptación.

4.-Formas de represión más común contra periodistas independientes:

1. Interrogatorios ilegales, amenazas y reclusión domiciliaria
Los periodistas independientes, sin estar necesariamente vinculados con Archipiélago y su iniciativa,
han sido también víctimas constantes de la represión estatal. Varios han sido citados por autoridades
policiales y sometidos a interrogatorios ilegales donde han sido objeto de amenazas.
Han sido también sometidos a medidas ilegales de reclusión domiciliaria y amenazados para evitar que
cubran o reporten sobre los sucesos que puedan acontecer durante la jornada cívica convocada por
Archipiélago. Dentro de los periodistas independientes sometidos a estas situaciones se encuentran:
Camila Acosta; Héctor Luis Valdes; Joe Suárez; Neife Rigau; Henry Constantin Ferreiro y Jorge Amado
Robert Vera

5.- Represión contra líderes religiosos:
Destacables los casos de algunos sacerdotes de diversas religiones, los cuales han sido advertidos de
no participar en la manifestación. El más relevante, el caso del líder evangélico cubano Alain Toledano
Valiente quien denunció a esta Comisión que las autoridades le impusieron una multa y lo amenazaron
con desalojar la iglesia Emanuel, en Santiago de Cuba, si no desiste de su apoyo a la marcha del 15 de
noviembre. Ha sido citado y amenazado también el pastor Raúl Capote de La Habana y el sacerdote
católico Kenny Rodríguez.

El papel del Estado y efectos de la represión: tendencias.

De acuerdo con los reportes de interrogatorios y a lo descrito en las redes sociales por los propios
interrogados, los OSE se concentran en definir un perfil sociométrico de los activistas. Para ello utilizan la
estrategia de hacerlos sentir aislados, desprotegidos e instrumentalizados.
Se muestran muy interesados en identificar un orden jerárquico, específicamente entre los moderadores
de Archipiélago. Es notable la insistencia en preguntas que conducen a supuestos líderes, a cargos dentro
de la plataforma, y la resistencia a creer que sea un espacio democrático y de consenso.

Los efectos de la presión de los interrogatorios combinados con otras formas de represión han
demostrado ser demoledores para la estabilidad de algunos activistas.
En ese sentido es ilustrativo el caso del joven informático Leinier Cruz Salfran, moderador y firmante de
la carta de notificación de la marcha en la provincia de Guantánamo.
Leinier había sido interrogado en múltiples ocasiones, multado por las autoridades del Ministerio de
Comunicación y detenido en la modalidad de secuestro express, con encapuchamiento e interrogatorio en
zona no oficial. Con todas esas vejaciones se había mantenido firme en su intención de continuar con la
marcha pero luego de otro extenso interrogatorio al que fuera sometido, notificó públicamente, mediante
un video -aparentemente grabado en presencia de oficiales de la Seguridad del Estado- difundido en
RR.SS. y en TV nacional-, su decisión de abandonar la iniciativa de Archipiélago y no participar en la
marcha. Luego de eso, se perdió comunicación con él.

Las principales denuncias siguen respondiendo a citaciones ilegales. Son citaciones que no responden
a procesos penales previos sino únicamente a la intención marcada de las autoridades de acosar,
amedrentar a los activistas y desmovilizarles sin necesidad de tener que utilizar la fuerza bruta, mucho
más costosa políticamente. Esas citaciones se pueden producir telefónicamente, a través de terceros, en
formatos no reglamentarios y siempre con el apercibimiento espurio que de no comparecer podrán ser
acusados de un delito de desobediencia o multados.

Con el paso de los días se ha producido un aumento en la intensidad de la represión estatal. Respecto
a la semana pasada, registramos una incidencia alta de amenazas y acoso de parte del Estado. En solo
unas horas, al final del día 13 de noviembre de 2021, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos
(OCDH) ha documentado 70 violaciones de parte del Estado. Lo documentado por el OCDH coincide con
lo registrado por la Comisión de Apoyo a los Manifestantes 15N. De nuestra parte hemos tratado más del
doble de las denuncias recibidas la semana pasada.

Se ha mantenido también como una tendencia la realización de actos de repudio, un mecanismo de
violencia política contrario a los más elementales derechos a la privacidad y la intimidad. El poeta camagüeyano Rafael Vílchez ha sido víctima de dos de éstos actos en apenas una semana. En el segundo de ellos, un grupo de personas llegaron incluso a romper una pared contigua a su casa con total impunidad.
El uso de los hijos como una herramienta de represión también se ha convertido en una tendencia.
Varias mujeres han sido amenazadas con la pérdida de la custodia o la patria potestad sobre sus hijos e
hijas.

En esta semana fueron citadas la periodista Luz Escobar y la activista Daniela Rojo por el Órgano
de Atención a Menores del MMININT. Como parte de extensos interrogatorios se vinculó y dejó ver las
consecuencias de la participación de sus hijos menores de edad y de ellas en temas de carácter político y
las consecuencias que podrían sobrevenir para los menores y para la relación filial.

Continúa la ofensiva del Estado para manipular a la ciudadanía a través de los medios de
comunicación y activando en la práctica todos los resortes con los que cuentan en las instituciones y
las organizaciones sociales y políticas oficiales. Se combina una estrategia de represión masiva, con
énfasis en la violencia y vulneración de los derechos de los que tienen más liderazgos y sus familias.

Se ha mantenido la campaña de descrédito infundado en la prensa y en la televisión nacional contra
algunos de los rostros más visibles de Archipiélago. Esta situación allana el camino para justificar la
violencia explícita que tenga que desplegar el gobierno cubano para contener los brotes de protesta. De
hecho, ha estado sucediendo, y cada vez más abiertamente.

Sumado a ese particular los aparatos de represión la han emprendido contra reporteros independientes
y gestores de medios de prensa que permanecen en Cuba, para evitar que se visibilice la violencia estatal
y las manifestaciones de la ciudadanía. Como parte de esa intención destaca la retirada de credenciales
a la agencia internacional de noticias EFE.

También se ha producido un llamado de atención del Ministro de Relaciones Exteriores al cuerpo
diplomático cubano para que se mantenga al margen de lo que suceda en Cuba el 15N.

Conclusiones

1. La violencia política y las diversas formas de represión se incrementaron sustancialmente. En
particular, de acuerdo con las descripciones recibidas por escrito, en videos y audios, ha sido más
notoria la impunidad de las autoridades, los estrechos vínculos de todos los resortes represivos
(militares y civiles) y un estímulo a la percepción de estado de guerra en la ciudadanía. Todo eso
es muy perjudicial para el clima político del país y la sucesión de estas jornadas.
2. De las variantes represivas se registró un considerable aumento de las amenazas, detenciones
arbitrarias, acoso policial y otras formas de tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes
(TCID), que llegan a las redes familiares y afectivas de los que disienten.
3. El impacto que el uso de la violencia de Estado provoca en la nación es difícil de medir en estos
momentos. Los peligros de imponer en un país el control absoluto de los actores sociales, el terror y el silencio, como lo han hecho hasta hoy los sistemas totalitarios, son ya directamente visibles. La Comisión intuye la presencia a corto plazo de un aumento de la violencia así como un
empobrecimiento y prácticamente la anulación de los derechos cívicos y políticos, sumados a los
igualmente deprimidos desde el punto de vista económico y social.
4. Las previsiones del gobierno, sumado a un posible escenario de desconexión en el país como el
que se vivieran el 11J, confirma que: 1) el gobierno intenta a toda costa que se realice una protesta
el 15N bajo cualquier circunstancia, aunque eso implique innumerables violaciones a los derechos
humanos con anterioridad a ese día; y 2) las autoridades de la Isla se preparan para desplegar ese
día que ya está a las puertas, un nivel de represión superior al que desplegaron durante el verano
para sofocar el estallido social.

Al cierre de este informe, en Cuba reina el terror entre la ciudadanía cubana que disiente del gobierno
y reprimida. Al mismo tiempo, se incrementa la indignación por el atropello de sus derechos fundamentales
de los cubanos.

Finalmente, lo que ya es muy preocupante. La constatación de que en Cuba tenemos a una ciudadanía
indefensa ante el poderoso aparato del Estado unipartista y dictatorial, que no respeta sus leyes propias
ni las de la comunidad internacional ante la cual representa al país.

La reacción de los organismos y otros actores del sistema internacional son vitales en este minuto.
Faltan pocas horas para el 15. Ya existen en Cuba todas estas violaciones confirmadas, sobran evidencias
en manos de esta Comisión y en las redes sociales. Hablamos de seres humanos.

No actuar con urgencia para detener la represión y prevenir una escalada de violencia del gobierno
contra los ciudadanos el próximo lunes 15N, puede resultar en un punto de no retorno.

Como esta Comisión ha expresado en otros foros e informes, no se trata de preferencia política ni de
compromisos gubernamentales o multilaterales, se trata de coherencia y humanismo. Mañana puede ser
demasiado tarde.

La Comisión de Apoyo y Protección a los Manifestantes del 15 de Noviembre agradece de antemano
la atención que merezca el contenido de este informe y queda disponible para fundamentar cualquiera
de los aspectos tratados.

14 de noviembre de 2021

 69 Vistas totales,  2 Vistas de hoy

Publicado en Documentos, Informes DDHH.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.