Declaración por la familia cubana.

DECLARACIÓN

En defensa de la familia cubana

Cuba en Familia rechaza la arbitrariedad, manipulación e hipocresía del gobierno cubano, al pretender aprobar en referendo un nuevo “Código de las Familias”, al mismo tiempo que encarcela a cientos de ciudadanos por ejercer derechos cívicos y reprime a sus familiares.

Con un oportuno viso inclusivo y progresista, el nuevo Código reconoce derechos que no necesitan plebiscitarse. Al mismo tiempo, deja más vulnerables a quienes disienten de políticas oficiales e ignora el sufrimiento de los presos políticos y sus familias, que se encuentran en total indefensión.

Con la nueva norma jurídica, el gobierno ofrece una mejor imagen al mundo, mientras no acepta derechos fundamentales de todos los cubanos y de las familias sin discriminación política. La adorna en la propaganda como el “Código de los afectos”, mientras multiplica el dolor en muchos hogares cubanos.

Por demás, este constituye otro ejercicio de violación de los derechos de elección democrática del pueblo cubano. El tipo de “consulta popular” al uso, limita la tan enarbolada  “democracia participativa”. Se calza con propaganda y se justifica con amañadas y anémicas reuniones de barrios “organizadas”. No es un proceso transparente ni vinculante, se gestiona desde arriba y se decide también arriba.

La familia cubana y su destino no son propiedad de gobierno o partido alguno. Por causa de políticas estatales, la división y destrucción de hogares continúa siendo parte de nuestra realidad cotidiana. El Estado no ha sido garante de la vida familiar de todos, como le corresponde. Continúa demostrando su incapacidad para la resolución de conflictos a través del diálogo y la articulación de consensos entre sus instituciones y la sociedad.

Cuba en Familia aboga por los derechos de la familia cubana como pilar fundamental de la sociedad, sin la discriminación política que hoy impera en el país. No puede entenderse la buena voluntad del Estado por un nuevo Código para algo tan sensible, cuando hay cientos de familias que sufren con procesos judiciales arbitrarios y exorbitantes condenas para sus miembros.

Si se quiere demostrar sensibilidad y preocupación por el bienestar de “las familias cubanas” y por los “afectos”, deberían comenzar por liberar a tantísimas madres, padres, hermanos, hijos y nietos que sufren injustamente prisión y otras tantas formas de restricción a la libertad.

El gobierno debe respetar los derechos humanos de todos los ciudadanos y devolver la paz a los hogares cubanos.

 

¡Libertad para los presos políticos y solidaridad con sus familias!

Publicado en Articulos, Documentos, Proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.